CANALES PROPIOS O CANALES AJENOS, DEFINIENDO LO MEJOR PARA NUESTRA DISTRIBUCIÓN

CANALES PROPIOS O CANALES AJENOS

La distribución es una de las etapas fundamentales en cualquier empresa, es un proceso que acerca, o que relaciona directamente a la empresa o al negocio con sus clientes.  La distribución es la actividad que permite que una mercancía llegue a su destino final, que es el objetivo por el que esta es creada.  Para que este proceso de comercialización tenga un efecto mayor del calculado, se busca que la distribución de un producto cumpla con determinados estándares, tales como calidad en la entrega y tiempo de espera.  Esto quiere decir que en la manera en que un negocio alcance estos niveles, tendrá una mejor opinión de parte de sus clientes.

Ahora, para lograr este propósito, la empresa o el negocio deberán seleccionar un canal de distribución que optimice los tiempos de espera de los clientes, y que además, minimice el margen de error que pueda estar presente en este proceso.  Para que esto sea posible, vamos a rodear la distribución de otros elementos que la vuelven mucho mas eficiente, tenemos entonces toda la logística del almacenamiento, la elección del tipo de transporte, la manera de encarar la post-venta del producto y la atención al cliente.

Tradicionalmente podemos encontrar dos formas, las mas comunes, que representan dos formas de canales de distribución, vamos entonces a presentar grosso modo en que consisten estas dos formas.

Tipos de canales de distribución tradicionales

  1. Canal propio

Como su nombre lo indica, es el tipo de canal ejecutado por la misma empresa, en este caso, esta se va a encargar no solo del transporte de la mercancía, se hará cargo necesariamente del control de inventarios, del almacenamiento y de generar las estrategias correctas para atender al consumidor cuando se presente un incidente que lo amerite.  Hay que tener en cuenta un aspecto, el montaje de esta capacidad operativa puede ser bastante costoso, por lo que es una opción que efectivamente permite tener mucho mas control de la distribución, pero que paralelamente va a generar un gasto constante.

  1. Canal ajeno

Podríamos platear sin miedo a equivocarnos, que esta es la modalidad mas utilizada, en muy pocos casos una empresa vende directamente sus productos a sus clientes, al contrario estas utilizan intermediarios que son los que se dedican a localizar os clientes y a hacer la promoción, el marketing y la venta de los productos.

Dentro de esta tipología, también podemos encontrar subtipos de canales de distribución que están determinados por la extensión de este, o en pocas palabras, por la cantidad de agentes que intervienen.

  • Corto: Es un canal en el que el producto parte del productor a un minorista y este se encarga de hacerlo llegar al cliente final.

  • Largo: El producto comienza su distribución desde el productor, hasta un mayorista, de este hasta el minorista, el cual lo comercializa y lo distribuye hasta el cliente final.

  • Doble: Participan el productor, el mayorista, el minorista y un tercer agente que es quien se encargará de la comercialización del producto, no es una opción muy frecuente pero, podemos encontrar algunos ejemplos de tipo de canal de distribución en las grandes franquicias o en las agencias de viajes.

Esperamos que esta información compartida sea de tu interés, recuerda la importancia de saber seleccionar el canal de distribución adecuada, revisa todos los aspectos que puedan validar una u otra opción para que no tengas experiencias que puedan hacer difícil la vida de tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *